UN DIA EN SÃO MIGUEL DO GOSTOSO

Es uno de los pueblos del nordeste de Brasil más buscado por los kitesurfers: hay sol durante todo el año, el viento sopla constantemente, las playas son amplias y de arena blanca, el mar es tibio y las caipirinhas se sirven frías y dulces a cualquier hora.

 x

Arturo Crivelli, amigo de WE y fan del Kitesurf, está a punto de embarcar rumbo a su segundo viaje carioca, pero antes recuerda con alegría su experiencia en São Miguel do Gostoso un año atrás y comparte con vos cómo vivió esos días increíbles.

 x

1) ¿Por qué elegiste viajar a São Miguel do Gostoso?

 x

Me convenció un amigo que ya se había anotado. No conocía Gostoso y nunca había viajado con WE pero me animé y me subí a último momento.

  x

2) ¿Qué fue lo que más te fascinó de este destino? 

  x

De por si me encanta el norte de Brasil. São Miguel es un típico pueblito que encuadra en lo que a mi me gusta: su geografía, naturaleza, cultura, comida, música. El spot de kite y windsurf es muy bueno. Además el pueblito tiene muy lindos restaurantes.

  x

3) ¿Cuál era tu momento del día preferido durante el viaje y por qué? 

  x

Todos los momentos tienen su encanto. Si me tengo que quedar con uno, tal vez sea el relax de la tardecita con amigos, una cervecita y música tranqui…. ¡después de un excelente día de kite!

  x

4) ¿Cómo es un día típico en San Miguel Do Gostoso?

  x

Arrancás con un buen desayuno brasilero para cargar pilas. Ahí nomás te mandás para la playa, y al agua directo para disfrutar de muchas horas de buen viento. Sopla y sopla así que también vas regulando, ja. Entre bordes y pasadas, parás para almorzar en el bar de la playa.

  x

A la tardecita, viene el tiempo del relax y las charlas. Después un buen baño y al pueblito a dar una vuelta para terminar todos con una rica comida. Entre peixes, frangos, camarones y otros, salen anécdotas y el grupo se pone muy divertido.

  x

Después a dormir o dependiendo de tus pilas, la seguís en algún barcito. También tenés el lugar donde los locales y turistas bailan el, indescifrable para mi, Samba Forró. Me acuerdo una noche en la que organizaron una tremenda comida con grupo de música incluido, en el bar de la playa. Todo esto en un contexto de grupo con muy buena onda.

  x

5) ¿Cómo fue la experiencia de compartir esos días con personas desconocidas y lejos de tu zona de confort? 

  x

Excelente. ¡Esa también es mi zona de confort! Unos genios Nat y Pablito que estuvieron en todas y el grupo fue realmente increíble. Todos muy divertidos y buena gente. Un año después, seguimos en contacto y hay una onda espectacular.

  x

6) ¿Qué le aconsejarías a los que están indecisos y todavía no se animan a viajar con WE? 

 x

Que ni lo piensen. El consejo típico, de manual, pero que a veces nos cuesta llevar a la práctica…La vida es una y si la felicidad es un conjunto de lindos momentos, este sin duda ¡es uno de ellos!