Stand Up Paddle, la última versión del surf

El SUP nació en las playas de Hawai allá por la década del ´60, por una necesidad de ciertos instructores de surf de guiar y avistar a sus alumnos con mayor facilidad durante sus clases. Con elementales remos de canoas, salían al agua parados en sus tablas y avanzaban.

 

No tardaron en darse cuenta de lo divertido y desafiante de este nuevo modo de disfrutar del agua. ¡Ni siquiera necesitaban olas para salir a hacerlo! Así es como se popularizó el SUP y hoy se practica en el mar, el río, lagunas…

 

Tenés que vivirlo. Esta modalidad te pide movimientos que te hacen trabajar tu cuerpo de manera integral. Pero lo más importante de todo, es que a cada brazada afinás los reflejos naturales del equilibrio, lo cual te armoniza como pocas experiencias. Incluso es tan dinámico que podés sentarte o andar de rodillas, según cómo te pinte en el momento.

 

Desde ya, siempre vivís el valor agregado de estar a cielo abierto. En el río, yendo por los senderos que forman los juncos cercanos a la orilla, divisás las aves y toda la biodiversidad que este ambiente atrae. Así sos testigo de la increíble música de la naturaleza: bichitos vuelan, cada ave ensaya su canto, el oleaje del agua se anima dando unas palmitas.

 

Dicen que cada verano trae una historia excelente. Animate a encontrar la tuya en la justa dosis de adrenalina, recreación y desafíos que te regala practicar la versión reloaded del surf.