El kayak y sus beneficios milenarios

Al kayak se le atribuye un origen esquimal y la palabra tiene un significado similar a “bote de hombre”. En su origen era de un sólo tripulante y se usaba para pescar o salir de caza. Pero hoy en día es difícil imaginarnos a un esquimal en medio del río en busca del almuerzo familiar. Fue el escocés John McGregor, explorador y deportista, quien introdujo y popularizó el kayak en Europa donde rápidamente lo incorporaron como deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de París de 1924.

x

Actualmente este deporte acuático ofrece una serie de beneficios súper completos que pueden mejorar tu salud en general y ayudarte a estar más conectado con vos mismo y tus sentidos. A continuación te contamos sus ventajas más importantes:

x

-         Te hace más fuerte (por dentro y por fuera): Está comprobado que practicar kayak puede mejorar tu salud cardiovascular y fortalecer varios músculos, sobre todo del tronco superior. Al mismo tiempo, el contacto en primera persona con la naturaleza fortalece tu salud mental.

 x

-         Mejora la salud general: El kayak implica un trabajo aeróbico, lo que hace que automáticamente se produzca un aumento en tu resistencia física, mejora la regulación de los niveles colesterol y la presión arterial disminuye y ayuda a mantener una respiración equilibrada.

x

-         Ayuda a tener una mente más clara y feliz: El ejercicio en un ambiente natural y en paz, permite que tu cabeza se relaje por completo y te olvides del resto del mundo por un buen rato.

 x

-         Hace que tu cuerpo esté en forma: Según las publicaciones de Salud de Harvard, 30 minutos de kayak equivalen a quemar, aproximadamente, 222 calorías. Comparado a otros ejercicios aeróbicos es un porcentaje bajo, pero si la excursión de kayak implica un trayecto largo y complejo, es fácil quemar más de 1000 calorías durante la travesía.

 x

Ahora que ya conocés los beneficios de este deporte, ¿te animás a probarlo y vivir tu propia experiencia en la naturaleza?