EMBAJADORES DE VIAJE
Diego Duverges “Ninguna foto hace justicia a la belleza de Los Roques”
Qué convierte a un point kitero en sublime?
Ante todo su gente.
El mejor viento que hayas navegado?
Un sudeste de verano en Buenos Aires con amigos.
Tu equipo de kite preferido?
Cabrinha-Switchblade y Slingshot-Rally. Los dos mejores kites del momento y desde hace varios años.
Tu última cena sería...
sin lugar a dudas algo veggie.
Quién te inspira?
Me inspiran las buenas acciones porque siento que es el camino correcto de la evolución.
Qué banda escucharías un día de pura lluvia?
Algún tema tranqui de poesía Ricotera.
Qué hace a una persona “hermosa”?
Que no sienta vergüenza de demostrar amor por alguien. 
Qué tirarías al mar en una caja cerrada?
Si es para que nunca mas nadie la encuentre pondría el odio, la injusticia, la mentira. Pero si alguien alguna vez encuentra la caja, le pongo un kite.
Cuál es tu objeto preferido dando vueltas por tu casa?
No es un objeto, es Laura mi mujer.
A que siempre decís 'si'?
Un abrazo.
Qué llevas con vos a todos lados?
Los kites.
Hay algo que te de miedo perder?
La salud.
Qué te da piel de gallina?
Las lesiones físicas.

Pocas personas son tan fanáticas de la aventura como Diego, un explorador nato, un conquistador de lo desconocido. Fanático vicioso de los lugares poco transitados, un enamorado de la quietud virgen que el paisaje le regala. Su relación con el kite se remonta 14 años atrás, sin lugar a dudas fue uno de los pioneros en la Argentina. Aquellos tiempos donde los equipos no eran tan seguros y no abundaban las personas de quienes aprender; pero toda historia necesita un comienzo y Diego fue parte de ese primer capítulo. Podría ser uno de esos militares que se enorgullece de todas las insignias que le cuelgan del traje.

No es fácil resumir tantos años de vientos en pocas líneas. Desde sus comienzos se sintió fascinado por el freestyle y decidió dedicarse, superarse. Su espíritu, energía incansable y profesionalismo lo llevaron a participar del mundial de kitesurf que se celebró en Potrerillos, Mendoza, durante el 2013. Pero no fue gratis, el proceso de entrenamiento le llevó arduos meses de puesta a punto para terminar codeándose con los mejores del mundo. Una vivencia que lo marcó a fuego y la celebra con alegría. Pero su aventura no termina allí, porque años más tarde participó como juez en la fecha que se organizó en Isla de Coche, Venezuela. “No lo podía creer, estaba sentado y puntuando a los cracks … Aaron Hadlow … una locura”. –sonríe mientras lo atrapa el horizonte rioplatense.

Sensible, vegetariano, genuino. Vivió dos años en Cumbuco, Brasil. Coordina la escuela de windsurf y kite El Ombú. Supo ser profesor de capoeira. Viajó dos veces a Tierra del Fuego como instructor de kite y explorador. Fanático sin fin de las tierras indomables Patagónicas. Creó una escuela especializada en acrobacias para todos aquellos que querían progresar en el freestyle. Sobrevivió lesiones. Apasionado empedernido de la naturaleza que recientemente estuvo explorando el snowkite y la increíble sensación del viento ascendente. Pionero en pisar las arenas de seda y navegar el turquesa de Los Roques, Venezuela. Está seguro que toda foto se queda corta de palabras y expresiones para definir ese paraíso. No existe mejor embajador que Diego para embarcarse a lo desconocido y navegar el nirvana.